Luxación de Rótulas

El problema ortopédico más común encontrado en el Boston Terrier es la luxación de rótula, que puede conducir a la ruptura del ligamento cruzado anterior.

La rótula canina es el equivalente a la rodilla humana. Cuando se disloca se desplaza en sentido medial (hacia dentro) y luego puede volver a su posición inicial.Esto se llama "luxación de la rótula medial".

Cuando la rótula no es estable, puede desplazarse pero sin salir de la articulación (subluxación), cuando se sale del todo es una luxación propiamente dicha.

 

La causa del problema puede ser por un traumatismo o por causa genética (lo más común). 

La lesión traumática se puede producir cuando la pierna del perro es atrapado de alguna manera y lucha por liberarse o durante un tiempo de juego demasiado entusiasta cuando el compañero de juego agarra el pie y la mantiene apretada mientras que el cachorro excitado trata de escapar. Cualquier accidente similar puede dañar de forma permanente la articulación.

Cuando la luxación es de carácter genético, se debe a un desarrollo anormal de la pierna. Hay una pequeña ranura que es una parte de la estructura que permite que la rótula pueda moverse libremente. Cuando esta ranura es demasiado baja o cuando la pierna está ligeramente inclinada, los ligamentos que sujetan la rótula puede ser dañados, debilidad en los ligamentos, etc. La heredabilidad es poligénica.

Los signos de luxación de rótula son cojera, dolor y el perro con frecuencia puede dejar de estirar la pata trasera detrás de él. Este enderezamiento de la pierna se hace para permitir que la rótula aparezca de nuevo en su ranura normal.

Hay varios grados de luxación (del 0 al 4). "0", ausencia de luxación; "1" intermitente; "2" no permanente; "3" permanente y reducible y "4" permanente no reducible. En los grados 3 y 4, la cirugía es una necesidad.

En España aún no hay unas directrices sobre el grado de luxación de patelas permitido para criar, países como por ejemplo Alemania permiten hasta el grado 1.

 

Importante en los Boston con luxación de rótulas que mantengan un peso adecuado.

Se recomienda que la prueba de la rótula puede hacer cada dos años debido a los cambios que pueden ocurrir en la rótula. Lo más importante es hacerlo antes de aparear a su perro. El perro debe ser revisado cada dos años si es regularmente utilizado como semental. Se ha sugerido que un perro no debe criar si más del 25% de sus compañeros de camada se ven afectados.

 

La primera prueba puede realizarse cuando el cachorro tiene 6-8 semanas, pero sólo cuando cumple los 12 meses se puede certificar con exactitud.

www.ZOOBIO.es
www.Petsexpert.es

Crea tu propia página web, sigue este enlace.

 

www.1and1.es?kwk=172115889

Miembro de:

Flag Counter
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Yeray González González

Página web creada con 1&1 Mi Web.